jueves, 7 de febrero de 2008

Frustración, remordimiento, la tensión a punto de estallar.
Hoy soy como aquel volcan silencioso que un día simplemente no pudo mas y escupió el fuego a mares entre cenizas de porqueria acumulada en el alma sucia de las entrañas de la tierra

El mundo pesa, pesa en los hombros, en la conciencia, mas que lo usual.
El tiempo se vuelve una carga dura de llevar, compacto y denso, pierde su inocencia futura y se convierte en remordimiento de pasados no viables, en un presente cada vez mas tenue y oscuro

En esta tormenta yo me quedo atonito sin saber como responder a las preguntas que no tengo, ni a las ideas que ya no vienen a la mente. Algo anda mal, hace tiempo lo presentía, pero el placer seduce a la conciencia y nos vuelve sordos ante las señales del cuerpo y alma.

Hoy simplemente existo, como un espectro que ha decidido divagar sin rumbo fijo, siendo inutilmente golpeado por cada ola, humillado, impotente ante la fragilidad del alma y las cada vez mas escazas fuerzas de la voluntad.

Como una llama de candela tenue la vida se va apagando, envuelta en las ráfagas de viento que anuncian tormentas futuras y se olvidan de los inocentes cielos azules y los infinitos dias de sol.

¿Dónde estará la dirección para volver a comenzar? me pregunto
¿Habrá algun formulario burocratico que pueda llenar, esperar el tramite correspondiente, sobornar a los entes necesarios, para que me permitan borrar el pasado y volver a comenzar? Probablemente cometa los mismos errores y termine en el mismo lugar en el que estoy, me seguire quejando constantemente y el tiempo seguirá escapandose entre mis manos.

Mañana me levantaré a recorrer el laberinto cotidiano para terminar en el mismo lugar, debe haber otra salida, enterrada entre la arena del desierto y el silencio de las pirámides que son temidas por el tiempo.

3 comentarios:

Vnus dijo...

...Y entre la arena entierro ese recuerdo que te de fuerza, esta presencia incondicional!...

Anónimo dijo...

anonima en busca de cajas metafisicas..

el camino es no ser una hoja al viento..todo es extensible, vivir como un guerrero en busca del infinito

Jonathan Bell dijo...

Me llegás! saludos!

www.escribiendoconsilencio.blogspot.com